domingo, 29 de agosto de 2010

5 x 02 - Lucerna / Interlaken / Menaggio

Esta entrada va con un poco de retraso, pero como comprenderéis en mis ratos libres no me suele apetecer más ordenador, así que lo voy dejando, dejando... y claro, pasa la semana. Pero bueno, antes o después subo las cosas :-)

El fin de semana pasado se encartó un "road-trip" algo hacia el norte: Lucerna, Interlaken (a.k.a. Entrelagos) y Menaggio (ya en Italia). En realidad también estuvimos en dos o tres sitios más, pero nos quedamos a hacer noche en esos tres.

Bueno, pues la cosa fue, más o menos, como sigue: el viernes salimos del trabajo un poco antes de lo habitual, nos montamos en el coche y carretera y manta. Primera parada, Lausanne. No de visita, sino para recoger al cuarto miembro de la tripulación: un italiano; quedando así constituido el grupo por un portugués, un irlandés, un italiano y un español de poco fiar, de por ahí del sur. Cádiz, creo que se llama el sitio.
Ya más tarde, casi de noche ya, llegamos a Lucerna, en la zona alemana. Una ciudad muy bonita, con su lago, su río y sus cosas. Como Interlaken. Y como Lugano. Y como Menaggio... y Como, Zurich, Lausanne, Ginebra, y tantas ciudades de estos lares. Pero era bonita, copón.

El ruso blanco más extraño que me han puesto nunca. Era bueno, though.

Imagen Suiza de postal. Ahora un  20% más idílico. Ese puente es el puente de madera más antiguo de toda Europa: construido en 1365. Desde luego sabían hacer las cosas.

Venta de bicicletas de segunda mano en la misma calle. Una pena que estas cosas todavía no se den en España.

La gigantesca estatua de un león, tallada en la misma roca, 

Ya el sábado salimos de allí en dirección a Interlaken. Compramos algo de comida para hacer un picnic por el camino, y, dado que hacía muy buen día, quizá un baño. Baño que nos dimos, aunque fue entrar y salir del agua porque estaba helada.
Como nos tomamos nuestro tiempo, llegamos a Interlaken a la hora de la cena. Comida en un restaurante indio, unas cervezas y a la cama. Al día siguiente dejamos al italiano en la estación de trenes (tenía que volverse antes) y continuamos nuestro camino en dirección a Italia, cruzando los Alpes.

Pasamos por un valle probablemente cavado por un glaciar en las montañas. Cascadas como la de la foto, por docenas.

El valle que decía.

Y visual desde lo alto de uno de los picos. A esas alturas todavía, en agosto, sobreviven algunos montículos de nieve. Y los picos más altos pues siguen nevados. Ese edificio que se ve en la parte inferior es una de las estaciones del telecabina. En invierno, esto son pistas de esquí.

Suizo a rabiar.

El trayecto siguió hasta Lugano (por cierto, el estómago se me puso en pie de guerra por culpa de la ŋæŋæđ carretera de montaña), donde cenamos, y de ahí a Menaggio.

Con... sí, con su lago.

La diferencia entre la carretera suiza y la italiana una vez cruzada la frontera era abismal. No sólo era más estrecha y peor asfaltada, sino mal señalizada. Pero por exceso. Las señales venían de cuatro en cuatro y cada 50 metros.  Pese a todo hay que reconocer que el sitio bonito era.
Casi alquilamos una lancha (no hacía falta licencia), pero al final nos quedamos con las ganas porque no quedaban :-(

Por último, el lunes hicimos el viaje de vuelta pero esta vez pagando el túnel del Mont Blanc. Y aún así la cosa se prolongó hasta seis horas.

Y ya está. Quizá gastamos demasiado tiempo en el coche y poco en los sitios, pero bueno. Los paisajes del camino merecieron la pena.


Ah, se me olvidaba. La user parece definitiva (dejemoslo en un 99.9%) así que por aquí andaré hastadiciembre, al menos. Si me dieran la fellow intentaría empezar el contrato el uno de enero, en lugar de diciembre, con lo que podría estar todo el mes allí :-D

3 comentarios:

Miguel Angel dijo...

Espero que puedas estar toooodo el mes de diciembre aqui muchachorrrrrrr!!!!!

Perico Romero dijo...

...quedando así constituido el grupo por un portugués, un irlandés, un italiano y un español

Y tú como siempre seguro que te prestas para que el típico chiste cobre sentido.

Muy tarde me parece lo de diciembre. Y demasiado tiempo luego aquí. Te queremos más en pequeñas dosis y visitas cada dos meses como máximo. Si no, eres harto estomagante, cari.

Manglote dijo...

Muy buena entrada Ale, me encantan las excursiones que haces, si señor :)

Perico, iba a poner lo del chiste ahora mismo, jaja, se me ha adelantado usted. Será verdad que el bigote le hace tener buen olfato (lo se, es una pamplina, pero bueno).

¡Muakisses para todos!