martes, 11 de junio de 2013

8 x 02 - Croacia (¡Sí, me acuerdo de que tengo esto!)

¡Anda! ¿Qué es esto? ¡Un blog! Qué cosas, oyes.
Pues ya que tengo uno voy a subir algunas fotos del viaje a Croacia que he hecho, pero que no sirva de precedente.
Dos semanas allí, una de vacaciones curso, y, aprovechando, la semana anterior nos la cogimos libre - Fátima y yo - para visitar aquello.
Y bien que hicimos. Es un país que merece mucho la pena visitar. Es bonito, tiene buen clima, mejor comida, y, además, barato.

En primer plano un tipo con perilla, detrás Split, y al fondo las nubes que nos dejaron con las ganas de bañarnos el domingo

En Julio de este año entran en la Unión Europea, evento que no parece llenar de entusiasmo a mucha gente. Desde luego no al del hotel y al que nos llevó al parque natural de Krka. Como dijeron, ellos no son Alemania, sino más bien Grecia, España o Portugal, y ya ves como andamos. Como para ilusionarse.
Además, aunque no se note que es un país que estuvo en guerra hace nada, sí que nota que no les ha quedado mucho para vivir además del turismo. Muchísima población sobrevive todo el año con lo que hacen en verano, periodo en el que trabajan a destajo.

Otra vista de Split.

Como "base de operaciones" estuvimos en Split, que básicamente crece alrededor y sobre el antiguo palacio de Diocleciano.


Partes de este antiguo palacio se pueden ver "recicladas" como fachadas de viviendas.

Turismo con dinero



Callejear por el centro es de lo que más me gustó. Abundan los callejones estrechos como el de la foto, que es donde estaba nuestro "apartamento".


Tal que así. Ocupa el edificio entero de lado a lado. No sólo las calles son estrechas.

Daba un poco de mal rollo la decoración, eso sí...

De paseo.

¡Zona de baño localizada! :D

Yo buceando. Sí, sí, se me ve la calva si os fijáis bien.

La ciudad es bonita, pero pequeña. Con un par de días se ve todo lo visitable (y me sobra), así que decidimos ir a la isla de Hvar. Concretamente, reservamos habitación-apartamento (abunda este tipo de alojamiento, apenas hay oferta hotelera) en Stari Grad.

Que también es bonito, y aún más pequeño

No hay fotos, pero abundaban los veleros atracados en el puerto.

Subimos haciendo senderismo hasta lo alto de una colina cercana. Y esa era la vista.

Y aún con todo, nos seguían sobrando días. Así que reservamos también un viaje al parque natural de Krka, así, con una a sólo. Cascadas a rabiar. Parecía de mentira, vaya.



Como si las hubieran puesto adrede.

El viernes lo dejamos de descanso, sin ningún plan en particular salvo comprar algún que otro souvenir (¡bandera!... e imán) y pasear por ahí. Y repetir los dos restaurantes que más nos gustaron:
Fife, más tipo tasca, con mesas compartidas; y Apetit, más fino.
Aunque no pudo ser. Fife estaba hasta la bandera y nos fuimos cabreados después de esperar cerca de media hora con la carta en la mano. El rissoto negro en el Apetit mereció la pena, eso sí.

Huelga decir que me he puesto de calamares y pescado hasta las cejas :D


El sábado Fátima se volvió para Ginebra ya, así que el resto del fin de semana lo pasé con un compañero del CERN que había llegado el viernes para el curso. El domingo pusimos rumbo a Trogir en barquichuelo. Otra ciudad que se ve en media tarde.

Podría ser cualquiera de las otras dos.

Y ya el domingo por la tarde, hacia el centro donde tenía lugar el curso.


Poco que contar, salvo que tenía una cala genial para bañarse justo al lado, junto a un palacete que resultó ser la villa de Tito, un tipo majísimo que se dedicaba a masacrar al personal que no comulgaba con él. Lo que explica la cantidad de entradas a túneles subterráneos que había por el jardín.



Popular refresco de la zona. Fue simpático aquel "No, Fanta no, tenemos Pipi" que dejó con cara de póquer a uno.

No tengo fotos del rafting que hicimos, pero sí una al menos de la escalada. Subí hasta ahí yo sólito y todo.

Y el último día, ¡cena de despedida!



De nuevo, que panzada de pescado durante las dos semanas ^^

martes, 5 de febrero de 2013

8 x 01 - Ping

¡Sigo vivo! Bueno, eso es obvio. Quiero decir que me sigo acordando del blog. Lo que pasa es que es que cuando lo empecé se suponía que iba a ser para un año, y ya van tres y medio. De novedoso tiene ya poco.

En fin, ¿alguien sigue leyendo esto? Además de mis padres, digo, que con ellos hablo por teléfono.

lunes, 9 de julio de 2012

7 x 06 - Filadelfia

Con esta entrada termino la serie dedicada al viaje a Estados Unidos.

Dos días después de ir a Washington fuimos a Filadelfia, ciudad donde se declaró la independencia de EEUU, y de dónde era Franklin. Y básicamente tienen una placa casi en cada esquina recordándolo.

Si mal no recuerdo, aquí se reunían los "rebeldes" 

Típico autobús escolar

Servidor dándole la espalda al Museo de Arte emulando...

esta escena de Rocky, filmada en ese mismo sitio. Y como yo, cincuenta. En solitario y en grupos. De hecho en la foto anterior se ve a un tipo de verde corriendo hacia arriba, como otros muchos hicieron en el rato que estuvimos allí (tararáan, tararáaan )

También hay rascacielos, pero no tan masivos ni en tanto número como en Nueva York. De hecho, yo diría que de las tres ciudades que visitamos, Filadelfia es posiblemente la mejor para vivir, al no estar tan masificada como Nueva York, ni tan desangelada como Washington.

La primera vez que veo un edificio con una placa diciendo que es una logia masónica.

Una vez el ayuntamiento quiso construir una fuente, y la hizo. Y se estropeo. Y se restauró en el 2006. Apasionante fragmento de la historia...

Una calle que es en si misma una atracción turística. Es bonita, pero la gracia se supone que está también en que lleva habitada desde 1713. La más antigua todavía habitada de EEUU. Que bueno, a ellos les hace ilusión (mi casa tiene ~150 años y no ponemos un cartel en la entrada)

Un callejón a un pequeño patio interior.

En esta foto se ven algunos rascacielos y el ayuntamiento al fondo.

Y bueno, poco más que decir. Casi todo lo centran en la Declaración de la Independencia, en Franklin y su imprenta, y cosas así. Es cierto que estuvimos poco tiempo, pero no parece tampoco que tenga mucho para hacer. Eso sí, viajes de colegios a patadas, como en Washington. Deduzco que acostumbran a llevarlos al menos una vez a las raíces de su "gran nación". Y tal.
Patriotas son un rato, vaya...


sábado, 30 de junio de 2012

7 x 05 - Washington

Esta entrada va a ser mucho más corta que las de Nueva York, lógicamente, ya que sólo estuvimos dos días en Washington, y el primero llovió a cántaros. O más. Una cortina de agua alucinante. Aunque por suerte el segundo día despejó por completo.

Como con esa lluvia era imposible hacer nada, nos metimos en el Museo del Aire y del Espacio, uno de tantos museos del Instituto Smithsonian. Sólo en eso se nos fue casi toda la tarde, porque el sitio es enorme.

Lanzaderas, trajes de astronauta, sondas, algún que otro avión...

Incluso el avión de los hermanos Wright. No una réplica, no. El de verdad, el original - exceptuando, por lo visto, la tela.

Como el día no mejoraba, nos fuimos directamente al hotel. Tres estrellas, pero nada mal. Dos camas enormes - casi de matrimonio - y un bufé de desayuno más que interesante. De hecho, fue el primer desayuno - de dos - tipo americano que he tomado: tortitas, huevos revueltos, salchichas y fruta. El café, horrible, como siempre.

Washington tiene una cosa curiosa, y es que prácticamente todos los monumentos y sitios famosos están uno al lado del otro prácticamente. Claro que lleva cerca de un día verlo todo, pero un día y ya está. No tiene para mucho más. Dos si se va de museo, que tiene algunos muy interesantes.

El perillas con la Casa Blanca en el fondo, y el monumento a Washington un poquito más para allá. Si se tira una línea desde el Capitolio hasta el Memorial de Franklin, y una perpendicular a esa línea desde la Casa Blanca, ahí está el Monumento a Washington. No sé si me explico.

Que se nota que es una ciudad diseñada y construida para ser la capital, vaya.

Y otra cosa, que no sabía, por cierto, es que Washington DC es su propio estado, en cierta forma. Y que, además, es el Congreso quien, al final, realmente gobierna la ciudad/estado. Y lo más curioso: Washington DC no tiene congresista. Escogen a un portavoz, pero ya está. Es decir, que los que viven en la capital no tienen voto en el gobierno ni de EEUU, ni en el de la ciudad.

Pero los impuestos lo pagan, claro está. Así que tienen una especie de eslogan: "Taxation Without Representation", que llevan incluso en las matrículas.



Servidor en las oficinas centrales del FBI. Me hacía ilusión, por aquello de Expediente X :P

Fátima y yo con el Capitolio detrás.

El Monumento a Washington

Franklin Memorial (hasta los topes, ahora entiendo cuando Jefferson se enfada con Lisa)

Vista desde el Franklin Memorial, con el Monumento a Washington al otro lado del lago. Lago que estaba en obras y, por tanto, seco. Cagüen...

Hay un memorial de Einstein y todo. Y se daba la feliz casualidad (juro que fue una casualidad) de que llevaba la camiseta que me regaló mi madre con ecuaciones de la relatividad (¿general, especial?)

Después tiramos para ver el cementerio de Arlington (el de las lápidas blancas en fila), pero ya había cerrado. Así que cogimos el metro para ir al Pentágono.

Sí, no tengo fotos del Pentágono porque había carteles de "Prohibido hacer fotos" cada diez metros. Además de cámaras de seguridad, así que pasaba de que me las hicieran borrar. En realidad, tengo una por ahí donde se ve, porque en la zona del memorial (a esta gente le encantan los memoriales) del 11 de septiembre no está prohibido. Básicamente es como un parquecito, donde el avión se estrelló contra el Pentágono, con una placa por cada víctima, orientadas en función de si era pasajero o trabajador del Pentágono, y agrupadas por año de nacimiento.

Tal que así (sacada de Wikimedia Commons)

De hecho se nota la diferencia de color en la parte del edificio que ha sido reconstruida.



Y ya el último memorial que nos dio tiempo fue el de Iwo Jima. He de decir que es mucho más grande de lo que me esperaba. Al fondo, como no, el Monumento a Washington.

lunes, 25 de junio de 2012

7 x 04 - Nueva York II

En esta segunda entrada voy a abreviar, y centrarme más en las fotos. Básicamente porque, si no, se va de madre, y os (y me) aburro. Si es que alguien además de mis padres me lee, claro está.


El B&B al que nos fuimos cuando llegó Fátima estaba en Harlem. Cuando llegué allí temía haberme equivocado de sitio, porque no hay nada que indique claramente que lo es.
Por cierto, si algún día vais no uséis las líneas verdes, sino la azul. La parada de la verde está en la zona pegada al Bronx y, bueno... es como uno se imagina al Bronx.
Aunque bien es cierto que nadie te echa cuentas. Lo único, un tipo que me quería vender un seguro dental, y cuya hermana vive en Barcelona casada con un Español. Jate tú.

Enfrente del B&B. La Sienna, se llama, por si hay interesados. No está nada mal. Sobre todo teniendo en cuenta el precio.

Servidor en Wall Street.

Nos dimos un paseo siguiendo el East River, y aproveché para hacer esta panorámica. La zona no es que sea preciosa, porque casi todo el camino pasa por debajo de una carretera elevada.

Tomamos también unas cervezas en un bar situado en un ático cercado al Empire State. Nada caro, teniendo en cuenta la localización. Aunque lo cierto es que, exceptuando el alojamiento, en EEUU me parecen bastante razonables los precios. Dos Levis por 70 dolares (56 euros) me compré.

El Chrysler

China Town. Parece que te has ido a otro país. Restaurantes - chinos - a punta pala. Muchos de ellos con peces y crustáceos varios en peceras a modo de escaparate. Obviamente hicimos una comida allí, con la típica galleta de la suerte incluída (me prometía un ascenso, a ver si es verdad).

Empire State desde el mismo bar, pero de noche.

Hay también para visitar un portaaviones (el USS Intrepid) convertido en museo. Están habilitando la cubierta superior para mostrar también el transbordador Enterprise, pero nos lo perdimos por unos días.

Nos conformamos con un Black Bird.


Y un Concorde.

En Times Square hay una tienda de M&M. Sólo M&M. Esta foto es una parte de toda la variedad de colores que tienen. Además hay merchandising para aburrir.

La ONU. Un poco decepcionante, la verdad.

Una cosa curiosa es un jardín lineal construido sobre unas antiguas vías elevadas.

Que siguen ahí todavía.

Como no podía ser de otra forma, subimos al Empire State, pero lo hicimos de noche. En parte para ahorrar tiempo de cola, y en parte por ver la ciudad iluminada. Bastante impresionante como se puede ver.
Times Square se intuye en el cuadrante superior izquierdo, donde aparece una mayor cantidad de luz.



Panorámica desde arriba. Se puede ver la Torre 1 al fondo.

La estación central. La foto está hecha desde una tienda Apple que está ahí, sin más. En un sitio parecido al que se ve enfrente, elevado.

Cerca también de Times Square hay una hamburguesería donde se pide como quien pide una pizza. No hay menú, sino un formulario con: cantidad de carne, tipo de pan, tipo de queso, salsas, añadidos... Muy buen sitio, rico y bien de precio (14 dolares esa enormidad).

Uno de los últimos días nos fuimos a Coney Island, aprovechando el buen tiempo. Al fondo se puede ver la noria. Un par de cosas curiosas: aunque la gente pesca, hay carteles indicando de lo poco recomendable que es comer nada que salga de ese agua, y que bajo ningún concepto lo coman embarazadas o niños. Os podéis imaginar.
La otra es que comimos pizza. Que vaya cosa. Pero lo fascinante es que yo, que no es que tenga poco saque, con dos porciones como. Imaginaos el tamaño. El tema de los tamaños en EEUU tiene miga.

Tuve el capricho de probar uno de esos "perritos calientes" en un palo. Básicamente es una salchicha pinchada con un rebozado con sabor a barbacoa. más o menos.

La última noche, otra cita obligada: Broadway. Conseguimos por mitad de precio entradas para Chicago (los actores son otros). La verdad es que me encantó, merece mucho la pena.

Después de eso cenamos en un vegetariano, que no es que importe mucho, pero quería mencionar los cartelitos con "A", "B" y "C" que tienen los restaurantes en la entrada, notificando la "nota" de la inspección de sanidad.

Tal que así. Siempre viene bien.


Y ya lo último que visitamos, la mañana del viernes antes de ir al aeropuerto, fue el mausoleo del general Grant, también en Harlem, relativamente cerca de nuestro alojamiento.

Después de un nutritivo desayuno con tortitas, huevos revueltos y jamón en un bar de barrio típico, con su grasilla y sus cosas..


Y esto es todo por Nueva York. Ya subiré las de Washington y Filadelfia en unos días. Hay cosillas que me he dejado, como los policías haciendo barbacoa en la calle y utilizando una boca de riego para llenar una piscinita donde metían los pies, pero es que son muchas cosas y no me acuerdo de todo :P