martes, 18 de mayo de 2010

4 x 05 - Amsterdam

Bueno, aquí está la tan [¿esperada?] entrada sobre Amsterdam. Es posiblemente uno de los viajes que para más fotos me ha dado.



Por supuesto, como es de esperar de una entrada sobre Amsterdam, incluye contenido no apto para menores :-P
Nah, es exagerar. Claro que no he subido - ni hecho - fotos así. Pero bueno, así me libro de posibles demandas de abogados yankis aburridos.

¡Salida! Esta vez volamos con KLM, la línea nacional holandesa. Por alguna razón, Easyjet era mucho más caro. A veces pasa. Volar a Barcelona en Junio es más caro con Easyjet que con Iberia, lo que es raro de cojones (¿se pueden decir tacos por aquí?)

Una de las cosas que tiene viajar es que te encuentras con cosas que en un idioma significan una cosa, pero en el propio, pues como que otra diferente. Con erótico simpático resultado. Este banco, por ejemplo. ¿Quién no depositaría su dinero en Rabobank?

Otra cosa que tiene Amsterdam son canales para aburrir claro. Eso y bicicletas. Muchas bicicletas. Tantas, que a veces en algunos cruces el tráfico - de bicicletas - es una locura.
Como todos estos países, el verde es un color dominante. Es lo que tiene tanta lluvia, claro. Lo que hace que en días despejados y soleados se vean paisajes envidiables, comparados con el tradicional ocre patrio (a excepción de este año, por lo que vi en Semana Santa, por cierto).

Como dije al principio, Amsterdam, drogas y sexo van de la mano. ¿Qué se puede esperar de una ciudad cuyo principal reclamo turístico, detrás de los canales, es la legalización de las drogas (blandas) y de la prostitución? Hombre, esto es un poco reduccionista, claramente. Hay muchas más cosas. Pero ¿a que eso es de lo primero que uno piensa cuando le mencionan Amsterdam?
Aquí tenéis un ejemplo de un cartel con espíritu... eh... festivo. Desde muchachos positivos como el de la primera viñeta (Sólo me faltan dos personas para hacer un ménage a trois), hasta no tan saludables olvidadizos (Marihuana, orgullosos patrocinadores de... lo hemos olvidado)


Portada de una guía turística. Ojo al parche: "Acción por la noche: Sexo, drogas, y opciones normales". ¿Pero qué clase de guía turística te pone eso en portada?
Momento ¿Sabías qué?. Por algunas cosas que me han contado y he escuchado, deduzco que al gobierno no le hace muy feliz que digamos el cariz que está tomando las cosas. Por lo visto antes eran muuuuuuuuucho más permisivos, en general. Ahora la policía es mucho más estricta, y poco a poco intentan ir reduciendo el Barrio Rojo. Es decir, se da una situación de tolerancia y ya, en absoluto de promoción ni nada por el estilo.

Una bombilla con perilla y gafas de sol, con jersey, chaqueta y aún así pasando frío a mediados de mayo.
Misma bombilla descansando después de dar un millón de vueltas en bicicleta por medio Amsterdam, sino más. Y aprovechando un poquito de sol, que para una vez que pegaba con fuerza...

En la zona de los muelles norte, más moderna como se ve, había un barco con maniquís puestos. Lo que sumado al chirriar de unas poleas le daba al conjunto un aire siniestro.

¡Tadá! El Barrio Rojo. No, no hay ninguna prostituta en la foto. ¿Qué esperabais? Primero, sería de mal gusto, y segundo, unos amables caballeros de dimensiones gigantescas me habrían sugerido, de forma amistosa, que las borrara - bueno, esto es un "me han dicho que" en realidad.
En cualquier caso, en la foto se pueden ver un sex shop a la izquierda y... un sex shop a la derecha.
Si os fijáis en los umbrales rojos que se ven en esa calle, pues ahí es donde se ponen las señoritas en cuestión. De ahí el nombre de Barrio Rojo (Red Light District en el original). Quién lo diría ¿eh?.
Más que el hecho en sí de los escaparates con mozas enseñando chicha (que de todo había, como en la viña del señor, desde el corte jeni estándar en sujetador fosforito, hasta rollizas doncellas de dudosa virtud - que poético, leñe) me llamó la atención que este barrio es la zona céntrica de la ciudad. Es decir, por donde todo el mundo sale. Uno quizá podría imaginarse hordas de acabados, pervertidos y adolescentes salidos, pero no. Te encuentras la fauna habitual de cualquier ciudad una noche de fin de semana. Incluyendo grupos de chicas, parejas paseando de la mano... y turistas en celo.

La ciudad es bonita. Eso no se le puede negar.

El desayuno de los campeones. Una gigantesca panqueca (anglicismo donde los haya) con pollo, piña y queso. Mucho queso.

En este lugar. ¡Ojo! Advierto al que vaya a Amsterdam y le de por pasarse por aquí. Cuidadín con ese cartel. Me dí un cabezazo curioso al salir, y dos más me siguieron poco después. Además de un tercero que vi mientras esperaba la cola. Es decir, el ca*ron es traicionero.

Visita al museo de Heineken. Nada así del otro mundo. Lo único reseñable es que el precursor de la cerveza - antes de ser fermentado - sabe a agua de cocer mazorcas de maíz. Y huele a papilla de cereales.

Por supuesto, en todas las ciudades hay pastelerías, panaderías, pescaderías... en Amsterdam además tienen una condonería. Especializados pues en condones, qué va a ser. De todas las formas, tamaños, colores, y cualquier permutación posible. Otro de los atractivos turísticos de la ciudad (¿?) siempre con turistas alrededor.
Escaparate de la derecha, formas. Escaparate de la izquierda, pues tallas disponibles, con su cinta métrica y todo al lado, de referencia :-P

Detalle del expositor de la derecha. Lógicamente son licencias artísticas. Supongo. Espero.

A título de curiosidad también había otra tienda especializada, única y exclusivamente, en vibradores. Los hay hasta que se conectan al iPod y todo (había un anuncio como de 1x3 anunciándolo en un escaparate, como para no verlo). Cosas veredes, cuanta ingeniería y diseño alrededor de estas cosas, oyes.

El domingo nos pillamos un ferry que cruza el canal que separa Amsterdam de las islas del norte. Dimos un paseo por allí de unas tres horas pedaleando por el campo. Muy bucólico todo.

Su molino típico, como no.
Un puente levadizo sobre un canal.

Unas aspas de un bombardero británico estrellado en aquella zona durante la II Guerra Mundial, cuando volvía de bombardear Italia - no recuerdo exactamente qué zona. El avión de hecho se estrelló vacío, la tripulación saltó con anterioridad. Pero con tan mala suerte que cayeron en el Mar del Norte. No, no hubo supervivientes.
De vuelta, en el ferry, con mucha más gente con sus bicicletas.

Demostración gráfica de lo que decía antes del uso de la bicicleta en esta ciudad.

¡Un camión de la basura! ¿Qué tiene de especial? Pues que el domingo terminó la huelga de basureros que duraba ya una semana y pico. Una monería la ciudad, con montañas de basura por todos lados.
Os podéis imaginar que impresión da un sitio con prostitutas en escaparates, "cafeterías" donde venden dronjas - blandas - y montones de basura por la calle. Parece que te han soltado en algún sitio chungo futurista tipo cyberpunk.

De cena en un etíope. Cerveza con sabor a coco dentro de... pues un coco.
Un coffee-shop, que vienen siendo los sitios donde es legal vender drogas. Insisto, sólo blandas: marihuana, hachís y champiñones. Cualquier otra cosa sigue siendo ilegal. No deja de resultar curioso que tengan una carta que parece de tés, pero no: tailandés, marroquí, etc.
Más curioso es que la gente se pida un café, un trozo de tarta de manzana y un par de porros.
Bueno, no, en realidad no es del todo así. La zona donde se venden esas cosas está apartada físicamente de la barra "normal". Legal es, pero sigue habiendo una serie de condiciones y restricciones sobre qué, como y dónde.

Segundo "Sabías qué". Desde hace poco en Holanda, como en casi toda Europa, es ilegal fumar en lugares públicos. Un coffee-shop es un sitio público. Lo que significa que está prohibido fumar... tabaco. Sí, exacto. En uno de estos sitios no se puede fumar tabaco, pero sí marihuana. Es el mundo al revés. Si viene un poli (un suponer) y te ve fumando algo que sea sólo hoja de maría, vale, bueno, perfectamente legal y permitido. Pero ¡ah!, como la marihuana esté mezclada con tabaco, multa al canto, por terrorista sanitario. Curioso ¿eh?
Obviamente en la práctica esto supone que se fuma lo que se quiere. No te vas a poner a darle caladas o a oler lo que fuma el personal para controlar.

Que, por cierto, marihuana/hachís sólo se pueden fumar en los coffee-shop. En un pub irlandés, por poner un ejemplo, no se puede fumar nada de ningún tipo.

Claro, como es de suponer, el olor de estos sitios es curiosete. De hecho, el de muchas calles lo es. No se si me explico.

Otra foto desenfocada y de lejos de los escaparates que mencionaba antes. En este caso se pueden ver cuatro (o tres, igual el que es subterráneo es de vídeos X o porno en vivo, que también los hay, no sé).

El viajero intrépido se fotografía con un típico canal de fondo, con un cielo ¡azul!. Esto si que es sorprendente.

Más canales y puentes. No os dejéis engañar por lo de las drogas y prostitución de antes. La ciudad es preciosa y merece muy mucho la pena visitarla. Eso sí, recomiendo que si lo hacéis alquiléis una bicicleta para todo el tiempo que vayáis a estar. Mejora mucho la experiencia. Y se puede ir en bici a todo lo visitable.

La estación de tren.

Caos aéreo. Por poco no nos quedamos en tierra por culpa del volcán de los #@@~#. Por suerte los vuelos se reanudaron a partir de las 14:00, pero el daño ya estaba hecho y el caos y saturación era de consideración.
El vuelo salió con media hora de retraso, lo que no es terrible. Lo que si es simpático que una vez en Ginebra hubiera muchas maletas dando vueltas en la cinta, sin que nadie las cogiera, y mucha gente esperando una maleta que no aparecía.
Me dio por mirar el código de una de las andaban por allí y, aunque venían de Amsterdam, no eran de nuestro vuelo.
Resultó que algunas maletas de nuestro vuelo fueron enviadas en un vuelo previo, y las maletas del previo, en el nuestro. Lo que decía, un caos.


Y eso es todo. Final del viaje y de vuelta a Ginebra. En breve me veréis por allí, por cierto.

Espero que os haya gustado esta entrada (creo que es una de las más extensas y con más fotos) y que os animéis a ir algún día (¡contad conmigo!).

Perillas Planet™ recomienda este viaje :-D

1 comentario:

Miguel Angel dijo...

De las mejores entradas que has hecho señorcillo, mu chulas las fotos y la forma de narrar, me ha sorprendido gratamente señor perilla!!!!